Con los arcángeles y con diablo – Cap. 2

Con los arcángeles y con diablo – Cap. 2

Nos hemos preparado para este momento, para conocer a todos. 

Lyly quien lleva a Kamael, el arcángel del amor, debe ser una persona llena de compasión, misericordia, compasión y compasión, no la lleva. Lyly es atractiva; no, ella es realmente hermosa y seductora. Los padres susurran que no ha logrado invocar a Kamael correctamente. No me queda duda que aquello es cierto. Kale invoca a Jophiel, quien es un excelente guerrero, debe cuidar los cielos y sus coros. Jophiel, junto a Kale, son los guardianes de la pureza y eliminan la contaminación. Debería llevarse muy bien con el invocador de Miguel. Como sabemos, Miguel está en el cuerpo de Bruno. En este momento su cuerpo y alma han madurado tanto que, Bruno, puede considerarse la justicia divina o perfecta. La historia cuenta que es el más poderoso de nosotros y también nuestro líder.

Para sorpresa de muchos también estaba Makaya. Es una niña, tan solo tiene 12 años, pero es la elegida por Rafael. El arcángel sanador. Ella puede curar los cuerpos y almas de los seres humanos; claro, si logra a invocarlo. Todos la vemos como una niña, pero los padres me han advertido que tenga cuidado, tiene gran poder. También está Ao, hijo de yakuzas, es bastante evidente por su lenguaje y formas que no le agrada estar con nosotros, pero Uriel, el arcángel de la paz cree que ha hecho una buena elección. Él tiene el poder de transformar el mal y iluminar a la almas corrompidas.

El mestizo Adair no ha dejado de sonreír en toda la presentación, con alegría lleva a Zadkiel. Es extraño, la forma en que camina me da curiosidad, no hace nada de ruido. Los libros dicen que tiene un gran poder para hacer justicia, pero su corazón noble suele perdonar y dar libertad. Por último, el arcángel Gabriel está en mí. La mano derecha de Dios, el anunciador de muerte y resurrección; soy tan fuerte como Miguel o Jophiel.

Cuando las presentaciones habían terminado todos sonreímos complacidos. Al fin juntos.

  • ¡Disculpen la tardanza! -las puertas se abrieron y dejaron entrar una corriente de aire- ¡Hemos llegado con el 7mo. arcángel! él es…