Diario: Ella está embarazada

Diario: Ella está embarazada

Yo había estado pensando en ella todo el día, y estaba decidida a llamarla, pero siempre ando volando y los que me conocen saben que entre lo que digo y hago tengo una laguna mental.

Ella fue quien me habló –o escribió- para darme la noticia; una foto con un pequeño babero y una prueba de embarazo positivo fue suficiente para que yo me sentara de golpe. Fue extraño. Sentí ternura y preocupación, demasiada, me asusté y no sabía que decirle, pero… creo que ella me buscó para decirle algo bueno y lo dije –salió de mi frío y acido corazón- ¡felicidades! Sé que serás una excelente mamá. Sé que lo será. Creo que ella es de esas mujeres que ser madre es su destino.

Ella es joven, y amable, tiene una sonrisa encantadora, es muy hábil e inteligente, pero no consigue trabajo. Sí, al parecer… estar embarazada es un “impedimento” para que las empresas la contraten, porque ella no les conviene. Interesante. Sin embargo, sigue buscando un trabajo, sabe que debe juntar para el bebé.

Ella siempre me ha gustado –no de una forma carnal-. Ella me parece fascinante. Ella es tan diferente a mí. Nuestra relación no fue fácil, puedo decir que un tiempo no hablábamos, pero se solucionó y ahora tenemos esta relación. Ella es mi preciada amiga. Ella es femenina, delicada y absolutamente dedicada.

Siempre pensé que era mucho más madura que yo, con el tiempo y nuestra relación me di cuenta que la madurez no se mide. Ella es madura a su manera y por momentos, tiene momentos que se comporta como una niña y solo me provoca abrazarla –otros en los que deseo golpearla XD-. Pero no la dejo de querer.

Desde que la conozco a trabajado y estudiado, es dulce y muy atenta, es más de dar y no espera recibir. ¿Se enamora? Sí, pero su amor termina siendo un laberinto. Tenemos temporadas que no nos vemos y cuando lo hacemos pareciera que el mundo se detiene y solo me dedico a escuchar –su voz es pausada y eso me relaja-. Desde que sé de su embarazo hablamos más, quiero saber cómo está ella y el bebé; me cuenta sus controles, qué comió, qué planes tiene, qué hace.

Según El Comercio, en una nota del 18.06.17, dice: En el Perú, actualmente 14 de cada 100 adolescentes entre 15 y 19 años son madres y/o han estado embarazadas, revela la investigación titulada “En deuda con la niñez”, elaborada por la ONG Save the Children.

Evidentemente ella no tiene esa edad, pero… me hacen ver una cruda, dura, asquerosa verdad.

Ella no tiene trabajo por las razones evidentes –y eso que no se le nota la barriga-, pero está tranquila –ya tiene un plan para los prox meses-. Pero yo vivo pensando en qué pasará; ella está tranquila. Vivo pensando que cuando nazca el bebé dónde estará, cómo pagará el colegio, qué comerá, y un millón de interrogantes me abruman; ella sigue tranquila.

Si yo me pregunto eso –y no debería- no puedo pensar cómo la pasarán las madres jóvenes de nuestro país, cómo harán con un bebé, cómo una niña puede criar a otro niño. Me aterra el escenario.

Según Andina: El 69.4% de madres tienen pareja –total, 8 millones-

A nivel nacional el 69.4% de las madres tiene pareja, de ellas el 36.1% son casadas y 33.3% convivientes. En tanto, el 16.4% están separadas, 9.1% viudas, 4.3% solteras y 0.8% divorciadas. Por lugar de residencia, en el área rural, el 39.7% son convivientes, 37.2% casadas y 4.9% solteras, mientras que en el área urbana las casadas representan el 35.9%, las convivientes 31.6% y las solteras 4.2%.

El papá está, pero sé que ella no está contenta con la situación actual. Supongo que toda madre desea que su hijo nazca bajo un hogar –digo supongo porque yo no tengo mentalidad de madre-, pero esa no es la situación ahora. Ella está intentando tomarlo con calma. Ella debe ser fuerte, ya se lo he dicho. Piensa en el bebé y los momentos felices que tendrá con él o ella.

Ella es alguien muy importante para mí. Quiero que sea feliz. Quiero que el pequeño o pequeña que venga sea feliz. ¿Por dónde debo empezar para que los niños que vengan al mundo –los esperados y los sorpresas- sean felices?

Sé que lees estás líneas. Gracias por darme la noticia. Gracias por ser mi amiga. Gracias por compartir tu dicha conmigo. Siempre bienvenida, vuelve cuando quieras…  
No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment