Diario: Ni tú eres Ariel, ni tu pareja es Aquaman

Diario: Ni tú eres Ariel, ni tu pareja es Aquaman

Esta hoja de mi diario inicia con mi día en la piscina. Me gusta bastante la piscina y el mar, en general me gusta y respeto el agua. Casi me siento tan feliz en el agua como en la tierra, pero para sentirme así de tranquila tuve que aprender a nadar desde los 6; y hoy, casi 18 años después, me defiendo bastante bien en el mar.

Pero qué sucede cuando tú te crees Ariel y tu pareja, Aquaman y… no te has dado cuenta que tu hijo no es ni Nemo. Sí, exacto… tu hijo/sobrino/hermano menor/pequeño no sabe nadar, es más… es casi irracional que se meta a la playa o la piscina.

Bueno, hace unos días mientras comía mi delicioso ceviche y conversaba con mis padres –nos encontrábamos frente a la piscina- vi un niño correr y lanzarse a la piscina de adultos (más de 1.50 de profundidad) como si fuera la reencarnación de Poseidón. Vi cómo se hundía y luego comenzó a dar manotazos al agua, me quedé observando –por segundos- y pensé ¡mrd! ¡el pendejo se está ahogando! Me levanté de golpe y comencé a sacarme el polo mientras caminaba dispuesta a tirarme a la piscina, pero un chico que ya estaba adentro lo rescató y lo colocó en la orilla de la piscina, en este momento ya todas las madres y personas que estaban cerca se alarmaron y comenzaron a preguntar por el salvavidas.

Pero nadie se había percatado que solo minutos antes que el hijo -no reconocido de Poseidón- se tirara a la piscina, otro niño –de 5 años quizás- se le había acercado al salvavidas diciendo que se había extraviado y estaba llorando –lo vi, vi sus lágrimas- y el salvavidas en tooooda su amabilidad estaba bordeando la piscina en busca de la irresponsable familia. Mientras el salvavidas hacia esta noble acción –que no es su obligación- el hijo de Poseidón se había aventado, y cuando el salvavidas se dio cuenta regreso corriendo a auxiliar al niño.

Mi madre y yo dejamos en claro que no había sido culpa de él, sino de la familia de los dos niños. ¿Quién carajos en su buen juicio deja a un niño de 5 años caminar solo por el borde de una piscina? ¿Quién diablos permite que su hijo –que no sabe nadar- se tire a la piscina? ¿Creen que el salvavidas es niñero?

Para terminar este drama, luego de 15 minutos se acercaron dos señoras diciendo que esos eran sus niños y el salvavidas les llamó la atención y les recordó que no pueden dejar niños tan pequeños sin vigilancia, ¿y qué hicieron estás señoras? Nada, ni un gracias, ni un nada… ¡Qué descaro! Dijo mi madre, y yo solo atiné a mencionar que las ahogadas deberían ser ellas.

Una vez finalizado el acontecimiento seguí comiendo mi ceviche y ¡booooooom! Un niño de 4-5 años estaba en la piscina de adultos con su flotador en los brazos y una pelotita inflable, pero la pelota se soltó y el niño no lograba mantener la cabeza afuera del agua aun con los flotadores de brazo, el salvavidas fue donde el niño y un joven que se encontraba más cerca lo coloco en la orilla, cuando el salvavidas le pregunta el niño por sus padres, él los señala… al otro extremo, muy felices riendo. El salvavidas tomo al niño y fue hablar con los padres.

Mi madre y yo estábamos cansadas, fuimos al administrador y pedimos –de forma muuuy acalorada- que vayan a llamar la atención a todos esos padres irresponsables, cómo era posible que descuidaran a sus hijos. Si era necesario –dijo mi madre- que las cacheteen a esas madres despreocupadas.

¿Qué mierda pasa por la cabeza de los padres? ¿Cómo pueden dejar a niños pequeños en el agua? ¿Cómo puedes dejar a la deriva al ser que taaaanto amas? ¿Crees que tu hijo es la reencarnación de Poseidón o su hijo no reconocido?  Y esto también va para todos esos desquiciados –poca materia gris- que se lanzan al mar sin siquiera saber flotar ¡Cuida tu vida!

Debo aclarar, con esto no limpio la responsabilidad a nadie, quien la tiene la debe tener y hacerse responsable de las consecuencias de sus actos y la falta de los mismos.

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment