Libera tu mente en 3 días

Libera tu mente en 3 días

 

Darle un descanso a tu cerebro permite que vuelvas a percibir todo lo que te pierdes a diario por vivir en la ciudad. El concreto, los carros, la tecnología, endurecen el alma y atrofian el cerebro.

Las investigaciones de David Strayer, psicólogo cognitivo de la Universidad de Uta (especialista en Atención) ha realizado diferentes experimentos que demuestran la importancia que las ciudades deban ser un jardín, un inmenso Edén donde nuestros cerebros puedan ser libre.

El cerebro suele cometer errores, y las percatamos cuando intentamos hacer más de una tarea a la vez. El uso constante del celular puede incapacitarnos tanto como el alcohol o los alucinógenos incapacitan a las personas. Vivir en entornos creativos (naturales) le permiten al cerebro mejorar su rendimiento y desarrollar sensibilidad a sonidos, colores, sensaciones que se pierden a diario. El cerebro es un musculo que se fatiga con facilidad, más cuando es usada de forma ininterrumpida y no se le da un tiempo de relajación.

Estar en medio de la naturaleza –parques o espacios abiertos- sería como limpiar tu ventana y poder ver con claridad el día, mayor nitidez en los colores e incluso si la abres podrás escuchar sonidos que antes eran imperceptibles, mejor visión de lo que te rodea.

Las investigaciones de Strayer con sus alumnos, mostraron que al 3er día de desconectarse de la tecnología y reconectarse a la naturaleza podían resolver problemas con mayor rapidez y creatividad e incluso sus ondas cerebrales eran diferentes. Tres días sin celular, televisor, computadora, internet, carros o molestos ruidos de la ciudad, te brindan un resultado sorprendente…

Gracias al desarrollo de la neurociencia y los estudios psicológicos los científicos han podido medir con mayor exactitud el estrés, la frecuencia cardiaca, ondas cerebrales, y también observar el cambio que tienen al momento de pasar más tiempo en espacios abiertos y verdes. Incluso, en el 2009 los investigadores encontraron menor incidencia de enfermedades como depresión, angustia, migraña, en personas que viven a un kilómetro de espacios verdes, y sin la necesidad de pasar varias horas en él.

 

La naturaleza por si sola reduce el estrés. Desde la antigüedad muchas culturan consideran que el arte de curar proviene de la naturaleza y sus bondades, no del hombre y su desarrollo.

 

Es por eso que hace 2 500 años Ciro el Grande construyó jardines en la capital de Persia con el único propósito de relajar a los habitantes de la capital. Como también, el arquitecto paisajista Frederick Law Olmsted –famoso por diseñar el Central Park de la ciudad de New York- escribió «es un hecho científico que la contemplación ocasional de escenarios naturales de aspecto impresionante… es favorable para la salud y el vigor de los hombres y, especialmente, para la salud y vigor de su intelecto»

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment