Por morir a tu lado

Por morir a tu lado

Cada 50 años nace una niña tan hermosa que es tomada como sacrificio para los ángeles. Aquellos seres divinos y hermosos que han prometido seguir protegiendo a los humanos a cambio de su devoción y rezos constantes.

Cuando una belleza nace es entregada a la familia real, quienes la esconden hasta que descienda un ángel y la tome. Es cuidada como un tesoro, ya que ella asegura el futuro del pueblo muchos años más. Pero no siempre los cuidados pueden protegerte de conocer tu destino.

Un ángel se presenta en la habitación de la bebé, se ha enamorado a primera vista de ella; su cuerpo, sus ojos, su suave piel, delicadas manos, lo han cautivado. Desea que crezca rápido y tomarla sin esperar más.

Pero no puede, es pequeña y no resistiría un viaje al primer cielo… ningún humano sobrevive. Todas las mujeres que han sido tomadas por ellos mueren. Mueren muy rápido. Cómo puede tenerla sin que muera, cómo puede poseerla sin llevarla a su lado, cómo puede hacer que ella lo necesite y desee como él lo hace.

  • ¿Quién eres? – le pregunta ella, ya puede hablar perfectamente a pesar de tener 7 años- me han dicho que tú eres quien me llevará. Eres mi dueño y mi señor. Eres el motivo por el cual nací, pero no te veo así… desde pequeña te he visto, me has rondado, me has tocado, me has hablado día y noche, pero no te veo como mi señor, ni como mi protector. Eres un extraño que se ha quedado a mi lado, pero no se ha permitido compartir nada conmigo. ¿Es por qué voy a morir? Ya lo sé, no debes poner esa cara… todos lo han dicho. Cuando eres tomada por un ángel jamás vuelves, jamás vuelves a la tierra. Imagino que todas esas mujeres anteriores a mi han muerto. No tengo miedo, nunca he visto nada fuera de estas paredes… así que no puedo decir que fue una buena vida, solo me duele que tú siempre me viste de lejos.
  • ¿Qué quieres? ¿Quieres que te deje vivir? Si eso esperas… es imposible y te lo diré solo una vez. Tú ya eres nuestra desde el día de tu nacimiento.
  • Y no pienso huir de mi destino, solo quiero saber cuál es el tuyo…
  • Amarte… ese es el mío.
  • ¿Significa que estaremos juntos? ¿Para siempre? ¿Morirás conmigo?
  • Mi destino es amarte, pero no vivir un romance… no confundas.

Estas conversaciones se repitieron año tras año. Nada había cambiado, cuando la niña ya se había vuelto una mujer era el momento de ser tomada. Su ángel descendió para decirle…

  • Hoy es el día, el día que llevo esperando desde tu nacimiento. Hoy morirás, pero lo harás en mis brazos. Mi corazón se fundirá con el tuyo y por unos instantes nuestros cuerpos sentirán lo mismo.
  • Te llevo esperando años… estoy lista.

Se lanzó a sus brazos, al fin su día había llegado. El día que sería libre, el día de su muerte.

  • Hoy moriremos juntos… dejaremos este cruel mundo.
  • Lo sé.

Ella fue la última niña hermosa de ese pueblo, sin embargo, ninguna desgraciada llego y todos vivieron en paz. Dicen que jamás volvió a nacer otra niña porqué la anterior jamás murió; otros dicen que en un pueblo no muy lejano existe una pareja realmente hermosa que no ha sido bendecida con hijos, pero gozan de un intenso amor. Un amor que no conoce final o dolor, un amor que no conoce la muerte o separación.

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment