Reseña: El escarabajo y el hombre de Oswaldo Reynoso

Reseña: El escarabajo y el hombre de Oswaldo Reynoso

Ya había escuchado de Oswaldo Reynoso, sabía de su talento, pero también de sus «complicados» textos. En mis aventuras y andanzas para encontrar libros nuevos había visto uno que otro libro de él, incluso vi ediciones anteriores de “El escarabajo y el hombre”, pero mi atención fue total cuando vi la edición de la Travesía Editora. El juego de colores, la presentación, las hojas, todo me agradaba. Soy una lectora visual, lo sé.

-Sí, es un escarabajo.

-¿Y esa bolita que empuja?

-Porquería

-¿Y para que la empuja?

-Su comida o tal vez ha puesto un huevo en el centro.

¿A dónde la lleva?

-Si es su comida, más allá debe haber escarabajo esperándolo.

Comentario

Tiene calle, como mierda. Es agradable, es fresco, es ágil, es divertido. Es evidente que dentro del libro existen 3 historias, como las de una trenza y que jamás se juntan, pero comparten espacio. La primera, te muestra a un joven conversando -mientras bebe y traga- con su profesor. La segunda, es la visión de dos chicos que en sus andanzas se han topado con un escarabajo con una gran misión. Por último, está la voz divina, la voz de la calma y hace que descanses de la lectura luego de leer a los dos jóvenes.

Al leer y adentrarme en la vida de los personajes, siento que lo que inició como un susurro se ha vuelto una tormenta en mi cabeza, una tormenta ansiosa, furiosa, que destruye y se ríe con malicia al ver cómo da nacimiento al caos. Me encanta esta lectura. El alcohol, las drogas, las prostitutas, la clase social -y no hablo de la lucha, hablo de ese deseo de ser aceptado por la gentita, por la gente brava-, son los personajes secundarios más mencionados.

Oswaldo te marea en cada uno de sus 3 mundos, para luego darte cuenta de la realidad humana y de lo insignificante que somos para el mundo y sus problemas. La historia es tormentosa, y cruda, pero me agrada, es real. No es una caricia de un padre, es la cachetada de una madre luego de que te atreviste a responder mal. Es real.

Reseña

Todo inicia con un monólogo -que se extiende por el libro- y mientras las jarras y platos pasan, vas conociendo la vida de este joven que anda abusando de la billetera y haciendo tertulia con el Profe.

Un chico que vive en Lima, pero se ha visto envuelto es más de una situación rodeado de personajes como el Selvático, la Vieja, Revolver, Oswaldo, la Marina, Zambo, Pisquito, Pucho, Tigre, y otros más, terminas conociendo los desamores del protagonista y también las angustias que vive en su entorno -y los de sus compañeros-.

… y la Vieja: llego a mi casa y gran alboroto, todos me abrazan, este mierda llamó por teléfono a mi casa y dijo que yo había tenido un accidente automovilístico y que me habían llevado gravísimo a la Asistencia Pública; y le cuento, Profe, que Zapa orgulloso nos miraba; y la Vieja: salieron como locos y busca aquí y allá y nada, tú, Zapa, llamaste, no mientas; y Zapa: sí, llamé, soy tu amigos; y el Selvático: ¡desgraciado!, y riéndose le golpea el hombro; y la Vieja: te vi, Zapa, espiando por la ventana de mi casa y cómo gozabas, sádico de mierda; y Zapa: ¿ya no te he dicho que cuando estés droga no te las des de tome del timón?, ¿has entendido acaso?, la letra entra con sangre, cuñao, y ahora ya has visto lo que puede pasar en tu casa si mancas manejando…

La historia te va mostrando la realidad de cada personaje, contada por un solo ser, mientras se pone a recordar palabra y detalle de un alcohólico, de un niño rico, de una mujer que no sabe lo que quiere, de un joven muy capaz, pero con poco interés, de un mala suerte, de un desdichado, de un insano. Relata sus días, desde que el sol sale y ellos están bebiendo o llorando por amor en algún rincón, hasta llegar la noche y volver a salir para conseguir algo de su “interés”.

… Profe, qué podíamos aconsejarle, en estos casos lo único que queda es la compañía, y una noche Oswaldo dijo en La Sevillana: si tienes pulmonía o la enfermedad que sea, todos te cuidan, pero si estás sufrido de amor a nadie le interesa, te jode solito, y Profe, he estado pensando mucho en esto: si se cae enfermo, médico y farmacia, pero si uno está templado, no hay médico, ni inyecciones, ni pastillas que lo cure…

Dos jóvenes deben llegar pronto a un lugar, pero en su trayecto han observado a un tercer compañero, un escarabajo que persiste en empujar una bola de mierda, mientras ellos caminan no dejan de imaginar y suponer lo que sucederá en los siguientes metros con el escarabajo. Uno muestra gran interés por el deseo y misión del escarabajo, sabe que llegará y se sentirá realizado; pero el otro solo muestra un deseo de que fracasé, muestra su frustración con la vida misma, con su entorno, con el escarabajo. Mientras ambos observan sin poder decidir si intervenir en la vida del escarabajo, ya sea aplastándolo o ayudándolo.

Luego de cada momento con esos jóvenes, la historia te lleva a una voz pasiva, que explica y muestra los porqués de los sucesos, y te recuerda -queriendo o sin querer- lo insignificante e ignorante que eres…

Calificación: 8.5/10

Autor

Oswaldo Reynoso (Arequipa, 1931 – Lima, 2016), es uno de los más destacados narradores del Perú contemporáneo. Hizo sus estudios en la Universidad Nacional de San Agustín de su ciudad natal y los concluyó en la universidad enrique Guzmán y Valle, La Cantuta, en Lima, donde se graduó como profesor. Aunque Reynoso se inició como poeta con el libro Luzbel (1955), es con la prosa de ficción que logra reconocimiento. Su libro de cuentos Los inocentes (1961) tuvo y tiene un éxito fulgurante, pues incorpora, por primera vez en el siglo XX, el lenguaje de los jóvenes de las grandes urbes

Contratapa

Configurado como un universo casi cinematográfico, este libro ofrece varios planos de representación, cuya puesta en escena muestra un estricto rigor intelectual: el monólogo de un estudiante universitario dirigido a su exprofesor de colegio el diálogo de dos personajes nominados «el Uno» y «el Otro»; y una voz que actúa explicando y comentando los sucesos como el antiguo coro teatral. Cada uno de los planos permanece independiente, aunque se superponen y se expanden para proporcionar al conjunto una dimensión conmovedora. El resultado es una breve novela parabólica que plantea, con despiadada belleza, el drama de la condición humana.

Jorge Eslava

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment