Reseña: El Prisionero del Cielo de Carlos Ruiz Zafón

Reseña: El Prisionero del Cielo de Carlos Ruiz Zafón

Zafón no nos deja dormir con la “tercera parte” del universo de El cementerio de los libros olvidados. El Prisionero del Cielo inicia con otro lunático que anda merodeando la librería Sempere.

Este hombre no busca un libro, busca a alguien y sabe perfectamente donde encontrarlo y para su suerte –o desgracia- se topa con el curioso Daniel, al cual ser padre lo ha vuelto aún más cazador de misterios.

Esta entrega nos habla y presenta un poco más de Fermín, quien a puerta del infierno o iglesia está decidido a casarse, pero su pasado lo atormenta y es momento de revelar los secretos que juro jamás mencionar. Daniel, su buen amigo y confidente, es quien lo libra de estas cadenas del pasado.

Una vez te vas sumergiendo en la historia y Fermín revela sus secretos tú dirás –y lo puedo apostar- ¡Mierda! Como en aquella historia; sí, Zafón usa una vieja táctica que nos hace pensar en otro buen libro. Pero sin irnos del hilo, Fermín trae su pasado detrás y con este a Mauricio Valls –un hijo de su madre- que viene a alterar los nervios y paz –que quizás nunca tuvo desde la muerte de su madre, Isabella- de Daniel.

En este libro Daniel debe madurar y crecer, pero, sobre todo, decidir qué es lo que más ama. ¿Su madre o su nueva familia, Bea y Julián?

 

Posible confusión:

Aquí se habla de David Martín –uno ya cuajado- personaje principal de El Juego del Ángel, que en mi –humilde- opinión recomiendo leer luego de esta historia; si bien el contexto te marea, también te refresca.

Muchos podrán decir que esta entrega es muy ligera y deja todo al aire, para mi es riquísima y debe ser por mi amor por el personaje de Fermín, me resulta encantador, divertido y algo orate. La historia la recomiendo a ojo cerrado, la leí con mucha más ansias que la primera y no me decepciono en absoluto.

Aqui conocemos o desenterramos algunas situaciones y porqués del primer libro. El primero, La Sombra del Viento, dejo un sin sabor por alguna razón. Para poder entender o darle final a la historia Zafón nos da El Laberinto de los Espíritus, del cual hoy no hablaré.

 

Contratapa:

Barcelona, 1957. Daniel Sempere y su amigo Fermín, los héroes de La Sombra del Viento, regresan de nuevo a la aventura para afrontar el mayor desafío de sus vidas.
Justo cuando todo empezaba a sonreírles, un inquietante personaje visita la librería de Sempere y amenaza con desvelar un terrible secreto que lleva enterrado dos décadas en la oscura memoria de la ciudad. Al conocer la verdad, Daniel comprenderá que su destino le arrastra inexorablemente a enfrentarse con la mayor de las sombras: la que está creciendo en su interior.
Rebosante de intriga y emoción, El Prisionero del Cielo es una novela magistral donde los hilos de La Sombra del Viento y El Juego del Ángel convergen a través del embrujo de la literatura y nos conduce hacia el enigma que se oculta en el corazón del Cementerio de los Libros Olvidados.