Reseña: Inmortal de Alma Katsu

Reseña: Inmortal de Alma Katsu

La historia dibujas muchos años, muchas vidas conectadas e inmortales, el cómo se desarrolla el amor y las características de este. El amor no tiene que ser perfecto y tener un final bello e idealista, el amor es oscuro, misterioso, doloroso, el amor viene con celos, envidia y es posesivo. Cuando pasas tanto tiempo amando, el amor puede volverse un sentimiento inmortal al cual no le importa si tú vives o te vas. Esta historia te permite entender todas las clases de amor… y la madurez que este trae a cada persona.

Inmortal es un libro diferente, el juego de tiempos con el que te conduce la protagonista te puede marear al principio, pero solo debes leer atentamente los primeros capítulos para comprender todo con claridad. La autora ha tenido tal detalle en el desarrollo de la historia que jamás terminas de tener las cosas claras, incluso en el final… ¿es acaso un final?

Lanore, la protagonista, es mostrada en 2 tiempos muy diferentes y puedes sentirlo al momento que te va contando su historia, puedes vivir su madurez por unos capítulos y por otros te darás cuenta lo absurdo de sus acciones y lo pasional que es… Lanore sin duda es chica de otra época, de otro momento, que ha vivido demasiado para ese cuerpo.

Luke, somos nosotros –exactamente- refleja la actualidad y la incredulidad en la que nosotros nos movemos, es sensato, pero su crianza y valores le obligan a tender la mano a quien la necesite y sobre todo su personalidad –su humanidad sería lo más correcto- lo obliga a rechazar todo lo sensato para creer en una historia tan fantasiosa.

Jonathan, es un golpe bajo para todas las románticas, si bien cumple con todo el aspecto y cliché que necesita su puesto, algo en su personalidad no termina de convencer en los capítulos, pero si tienes paciencia puedes reconocer el porqué de su personalidad o de sus acciones. Para Jonathan todo ha sido una cadena y sin querer caer en una rueda que debe girar y girar sin detenerse… un personaje peculiar.

Adair, es el antagonista que si bien su papel o función es crear el rollo de la historia te resulta atrayente –y si eres como yo, hasta cierto punto podrías amarlo- por sus razones, por su fuerza, por su historia que resulta mucho más antigua, mucho más misteriosa que la de Lanore te puede resultar un personaje fascinante.

Si bien al finalizar el libro –y hojas antes finalizar la historia- tienes un hueco en el estómago es porqué Inmortal es el inicio de una trilogía. Lamentablemente hasta donde llegar mi información, no han sido traducidos el segundo ni tercer libro.

 

Debo confesar que este libro llegó a mis manos sin ser siquiera buscado o conocido. En una de mis visitas a cierto librero –excéntrico- que intentaba convencerme que llevara una novela policial, algo arrostro mis ojos hasta el estante más cercano a la escalera. Un libro pequeño, pero grueso, con hojas amarillas y portada negra con una mujer de labios rojos y cubierta por un antifaz. Ese fue nuestro primer encuentro y terminé llevándolo a casa –y leyéndolo en una noche.